El Día Que Aprendí A Soñar

El día que aprendí a soñar solté todos mis miedos y los cambie por la fe.

Desde ese día una y otra vez Dios me va enseñando que con poco se hace mucho, que vale mas el confiar que el quejarse.

Aprendí que sembrando es como recibo, y amigo que bien por mi porque ¡como me gusta sembrar!

Dejé la duda a un lado y abrí paso a la imaginación, a generar preguntas como “¿Cuál seria el resultado?”

Entendí que solo lo mejor esta para mi vida y que si me mantengo fiel lo veré hecho una realidad. 

Aprendí a amar sin medida aun cuando no quería.

Aprendí a beber del agua de la sabiduría que brota del corazón de Jesús y a bastarme de El y nada mas que El. 

Decidí quitarme la venda y dejarle todo a Dios. Decidí amar mis cualidades y explotarlas. Aun trabajo en soltar mis inseguridades para ver mas la belleza en mi ser.

Decidí creer y crecer a un ritmo acelerado, según como Dios y la vida me llevaran. Decidí vivir no por vista sino por fe. Aprendí a visionar en grande y a atar mi corazón a esa visión y solamente esperar su debido tiempo para verlo hecho realidad.

Decidí querer mis virtudes, decidí quererme a mi.

También me encerré en mi cuarto y dediqué inimaginables horas a meditar y examinar lo bueno y lo malo que traía conmigo y ¡como me ayudó a cambiar! La reflexión me abrió puertas a lugares secretos en mi corazón que guardaban heridas de años que me tocó tiempo y lagrimas sanar. Pero que bonito se ha sentido limpiar el corazón. Pasa también que no podemos caminar el camino duro si nuestra espalda carga con piedras innecesarias que solo hacen el camino mas lento y mas tosco. Yo tiré mis piedras a la orilla del camino y aprendí a caminar liviano. Aprendí a  no resentirme si no mas bien a “dejarlo ir” porque, amigo, mi corazón vale demasiado como para llenarlo de mugre.

Y ¡ay los años van y siguen y yo mas llena de vida! 27 años de luz y aprendizaje.  Lo hice, y lo sigo haciendo. Sigo cumpliendo mis sueños porque es la mano de Dios quien me muestra el camino y me detiene ante el peligro. 

Si hoy me prometo algo es ser mas feliz, a dar saltos de felicidad por ver sueños realizados en mi vida y en la tuya. ¿En la tuya? Si amigo, si has leído hasta aquí quiero que sepas que escribo estas letras para decirte que vos también podes alcanzar las estrellas, cumplir tus sueños y encontrar la felicidad en el camino.

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Tus palabras son realmente bellas.
    Un abrazo 🙋🏼‍♀️⚘

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.